10 Des

De cuando Dios da pan a quien no tiene dientes…

Yo quería regalarles a mis compañeros de trabajo el libro que les había escrito y miré autoediciones, pero no tenía suficiente dinero… Como trabajaba en el bus turístico y Turismo de Barcelona -en su “cena” de Navidad- suele dar un obsequio cada año a los trabajadores, pensé que sería más noble regalar un libro escrito por un trabajador a sus compañeros que no una vil bufanda del Barça, que es lo un año dieron como regalo de Navidad…Que no estoy en contra ni del fútbol ni de las bufandas pero me pareció que el libro tenía un valor añadido que les importaría fomentar…

 

A pesar de la tónica de la que la empresa hace gala, decidí contactar a la directora de Productos Turísticos y el bus turístico es su producto estrella de la marca Barcelona. Le mandé un email directamente a ella porque, dos o tres años atrás, cuando trabajé en la recepción de Turismo de Barcelona, supe de la existencia de un comité de ideas. Después de preguntar si yo podía participar y decirme que sí, mandé unas cuantas ideas al comité. 

Nunca me contestó nadie…Eso fue en primavera y, en la cena de Navidad de ese año, les dije que no me importaba si no les gustaban mis ideas pero que les hubiera apreciado la cortesía de contestar…

La primavera siguiente, un año después de mis propuestas, el comité de ideas me respondía con un año de retraso diciendo algo así como que mis ideas no estaban mal pero que eso esa cosa del Ayuntamiento…Propuse un carnet ciudadano participativo para ahorrar en museos que se llamaba B-52 y una ruta de Sant Jordi por Barcelona que resucitaba a los Sant Jordi de las fachadas y arte público de la ciudad tanto para adultos como para niños. 

Como quería, pues, regalarles el libro a mis compañeros de trabajo y el comité de ideas había pasado de mí anteriormente, me atreví directamente con la directora de Productos Turísticos, la señora Mònica Terol de Turismo de Barcelona. Le mandé un email a finales del 2012 por si quería regalar el libro a los trabajadores: me daba largas y solo me pedía cuánto costaba el libro. Yo le decía que no podía saberlo sino sabía los ejemplares que estaban dispuestos a regalar.

Un detalle importante del asunto es que yo estaba contratada por Magmacultura, empresa subcontratada por Turismo de Barcelona y, de Magma cobran los infos; pero los conductores pertenecen a TMB (Transports Metropolitans de Barcelona) aunque sean las personas con las que, en realidad, yo compartía mi jornada…Si Turismo lo regalaba a los trabajadores, lo recibirían los informadores pero no los conductores. Si entre Turismo y TMB lo regalaban, quizás llegara a unas 500 personas; si solo lo regalaba Turismo, llegaría a unas 200-250, pero no a los conductores…
 
Cualquier editor sabe que, dependiendo de la cantidad de libros que quieras imprimir, variará el presupuesto: a más libros, más barato. La señora Terol me pedía, pues, algo que yo no podía saber si ella no me indicaba a cuántas personas, más o menos, se les podría ofrecer. Total, que viendo que entrábamos en un bucle, pensé en presentarlo a varias editoriales y, como estaba segura que lo querrían, simplemente, debía acertar a llamar a la puerta correcta. Conseguiría un editor para “tener más credibilidad” en el seno de una empresa de corte tradicional y nada acostumbrada a las políticas del RSC. 

Y quien busca, encuentra…Sobre autores y editores

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *